Migraña y abordaje integrativo

Migraña y abordaje integrativo

La migraña afecta a alrededor del 12,6% de la población adulta española y, según los últimos datos sobre el impacto de la migraña en Europa, se ha observado que afecta la calidad de vida (estado mental, físico y de salud), disminuye la productividad y causa elevados costes tanto al sistema sanitario como al paciente que la padece, sobre todo a los pacientes afectos de migraña crónica (MC) que es la forma más incapacitante en la que se presenta la migraña. Está considerada como un importante problema de salud pública, afecta aproximadamente a más del 10% de la población mundial adulta y es entre 2-3 veces más común en mujeres.

Se define la migraña como, cefalea que cursa durante un período mínimo de 3 meses, en los que está presente al menos 15 días al mes y la mitad o más de los episodios son de migraña.

Mucho debate existe entre si la migraña es un síndrome o un síntoma. Desde nuestra formación, punto de vista clínico y revisión científica, para nosotr@s se trata de un síntoma.

La cefalea es una forma de dolor que responde a un comportamiento defensivo frente a una o varias amenazas, que pueden ser externas o internas.

  • Causas internas: genéticas (hereditarias), patrones conductuales-genéticos, afectaciones-enfermedades vasculares causadas por algún gen específico.
  • Causas externas: estrés y su gestión, alteraciones hormonales, dieta, sueño y factores ambientales.

La migraña y su visión más evolutista, mantiene que se comporta como un dolor que nos ayuda a equilibrar la homeostasis del cuerpo. La evolución no busca lo más sano ni lo más perfecto, sino la mejor adaptación que promueva la supervivencia y mejore la probabilidad de la reproducción. En definitiva, tener un dolor, nos ayuda a ser conscientes de que puede existir “un peligro”. Otra cosa viene a ser, que estímulos nos pueden llegar a producir dolor.

Dos de los factores más estudiados son el estrés y las alteraciones hormonales. El estrés se relaciona con conductas de hipervigilancia, que implican hipereactividad a nivel central (amígdala), y que pueden desencadenar en una sensibilización central (alteración información nociceptiva-dolor).

Las alteraciones hormonales explican la mayor incidencia en mujeres versus hombres, y es totalmente cierto que la población actual, suele tener la menarquia bastante antes y una menopausia más tarde y notoria, que al final desencadena en un desequilibrio de estrógenos, a los cuales la migraña es muy sensible.

En cuento a la dieta, sustancias como el café han demostrado que su toma de manera habitual, es un factor de riesgo para la cronificación de cefaleas primarias.

Por lo que respecta al descanso, desde un punto de vista clínico, la sensibilización central puede provocar alodinia que se define como una disminución del umbral del dolor de manera que los estímulos que normalmente no producen dolor empiezan a ser dolorosos o hiperalgesia que se define como la capacidad aumentada de respuesta del SNC de manera que los estímulos nocivos producen un dolor exagerado y prolongado en el tiempo, provocando así el aumento de las cefaleas. Se ha demostrado que una sola noche de privación total del sueño induce hiperalgesia generalizada y aumenta los trastornos psicológicos en sujetos asintomáticos.

 

PROPUESTAS DE TRATAMIENTO

¿Qué nos dice la ciencia? ¿Qué proponemos desde nuestro centro?

Visión integrativa:

  • Trabajo a nivel osteopatía craneal para mejorar toda la parte vascular (vasoconstricción arterial) y mejorar la sintomatología de manera más rápida a corto plazo.
  • Trabajo más invasivo a nivel de terapia manual: conjunto de técnicas manuales e invasivas (punción seca) para el abordaje de toda la musculatura implicada en la estabilización del cuello. Parte fundamental para el diagnóstico concreto de Síndrome de Cefalea cervicógena.
  • PNIc, desde la Psico Neuro Inmunologia Clínica, abordaremos el aspecto de los biorritmos (higiene del sueño), alimentación, suplementación y gestión emocional (estrés sobretodo), con el fin de explorar una visión integrativa de lo que implica padecer migraña.

 

REFERENCIAS BILBIOGRÁFICAS

  1. Álvaro-González LC. Migraña y teoría evolutiva: vías para un acercamiento clínico. Rev Neurol 2016; 63: 315-25.
  2. C.A. Espinosa Jovel, Sobrino Mejía. Cafeína y cefalea: consideraciones especiales. Neurología. 2017; 32(6):394—398.
  3. M. Garrigós-Pedrón, E. Segura-Ortí, M. Gracia-Naya y R. La Touche. Factores predictores de la calidad del sueño en pacientes con migraña crónica. Neurología. 2019; xxx:xxx—xxx.
  4. D. Vázquez-Justes, R. Yarzábal-Rodríguez, V. Doménech-García, P. Herrero,y P. Bellosta-López. Análisis de la efectividad de la técnica de punción seca en cefaleas: revisión sistemática. Neurología. 2020; xxx:xxx—xxx.
  5. Larrosa-Campo D, Ramón-Carbajo C, Álvarez-Escudero R, Cernuda-Morollón E, García-Cabo C, Pascual J. Patología arterial en la migraña: disfunción endotelial y cambios estructurales en la vasculatura cerebral y sistémica. Rev Neurol 2015; 61: 313-22.

Compartir: